¿Están relacionados asma, EPOC y contaminación?

¿Están relacionados asma, EPOC y contaminación?

Se estima que el 35% de la población respira aire contaminado, produciéndose 10.000 muertes al año relacionadas con los contaminantes atmosféricos.   

Afecta especialmente, a aquellas personas que presentan una debilidad respiratoria subyacente como son los afectados de EPOC (‘enfermedad pulmonar obstructiva crónica’ que típicamente afecta a fumadores) y los asmáticos. Pero además de ello, también puede perjudicar a nuestra salud cardiovascular e incluso al sistema nervioso.

Los siete contaminantes más peligrosos para la salud son el nitrógeno, el ozono, las partículas en suspensión, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y el plomo. Siendo los más nocivos para la salud el dióxido de nitrógeno, que empeora el asma y genera insuficiencia respiratoria, y el ozono, que es el resultado de una reacción de la luz solar con las emisiones de vehículos e industrias, cuyo exceso también genera asma y enfermedades pulmonares.

Y todo ello sin olvidarse de las partículas en suspensión (ej. por combustión del diésel), que sin duda son muy nocivas para personas con alteraciones respiratorias.

El uso de determinados suplementos nutricionales puede complementar a las terapias convencionales, redundando en una mejor calidad de vida de las personas que padecen este tipo de problemas respiratorios de manera crónica.

Pero su uso, ha de hacerse desde la racionalidad y entendiendo las bases sobre las que actuar. En este sentido, cabe destacar que un elemento común a muchas dolencias respiratorias habituales (ej. asma alérgico, EPOC, bronquitis crónica etc.), es la existencia de una inflamación del tapizado que recubre a las conducciones respiratorias (bronquios, bronquiolos, etc.).

Por ello, un enfoque interesante sería intentar contener la inflamación presente en los tejidos respiratorios afectados, para luego aportar nutrientes que puedan contribuir a reforzar dichos tejidos.

Un nutriente con reconocidas bondades a la hora de mejorar los cuadros inflamatorios es el EPA (ej. NuaEPA®), cuya toma unida a nutrientes que apoyen y refuercen los tejidos afectados, como pueden ser el betacaroteno, vitamina C, quercetina, Liquen de Islandia, reishi, perilla, etc. (ej. Rishinua caps® o Reishinua bebible®) va a aportar un mayor bienestar respiratorio.

Este tipo de enfoque complementario bien estructurado, sin duda va a poder redundar en una menor frecuencia e intensidad de recaídas respiratorias y la consiguiente mejora en la calidad de vida de los afectados.