Conferencia de Mercedes Aguirre en el X Longevity World Forum

Conferencia de Mercedes Aguirre en el X Longevity World Forum

Mercedes Aguirre. La importancia de la dieta y nutrición para una longevidad saludable.


Mercedes Aguirre inició su charla comentando que el envejecimiento es un proceso natural, un deterioro fisiológico progresivo e inevitable asociado a la edad. Destacó la dieta como un factor muy importante para el envejecimiento, especialmente si se tiene en cuenta que estamos continuamente expuestos a ella.
La experta introdujo los conceptos de nutrigenómica y nutrigenética, es decir, cómo puede influir la dieta en la expresión génica y cómo determinadas variantes del genoma pueden influir en cómo se procesan los nutrientes en cada persona. También presentó diferentes biomarcadores de longevidad.
Por otra parte, Mercedes Aguirre habló sobre la importancia de la microbiota intestinal en la nutrición. Aunque la microbiota básica se instala en los primeros días tras el nacimiento, la dieta influye mucho en su composición a lo largo de toda la vida. Además, la microbiota intestinal puede afectar a diferentes funciones del organismo, entre ellas las cerebrales. Pacientes de diferentes enfermedades han mostrado alteraciones en la microbiota intestinal.

“Si queremos tener una microbiota saludable es esencial hacer cambios en nuestra dieta”, destacó.

Foto2_Longevity18
Mercedes Aguirre también habló de la relación entre el estrés oxidativo y el envejecimiento. La experta indicó que el estrés oxidativo presente en múltiples enfermedades es uno de los contribuyentes principales al envejecimiento no saludable. Defendió que la utilización de antioxidantes en la dieta puede tener un efecto beneficioso, pero para ello hay que tener conocimientos de cómo utilizarlos.
Por último, la Dra. Aguirre habló de la inflamación como respuesta a los daños en las células y sobre cómo este proceso, que normalmente es necesario, se convierte en problema cuando se hace crónico. Precisamente, la inflamación asociada al envejecimiento es crónica, asintomática y sistémica.

Mercedes Aguirre señaló que la dieta puede influir en la inflamación e indica que una alimentación grasa y los azúcares promueven la inflamación.

Foto3_Longevity18
La experta resumió que:

  • Una dieta desordenada y altamente procesada no es capaz de aportar un equilibrio de nutrientes necesario.
  • Cada persona tiene sus propias particularidades a la hora de procesar los alimentos y aprovechar los nutrientes. Esto cambia según el órgano y también con la edad.
  • Una dieta anti edad debería bajar el consumo de proteína animal y aumentar la ingesta de proteína vegetal que suele ir acompañada de antioxidantes.

También consideró el azúcar como el principal veneno de la alimentación del siglo XXI, ya que es responsable de numerosas condiciones. Por esta razón, planteó la eliminación de azúcares rápidos, sin fibra, y aumentar el consumo de fibra a través de frutas verduras y cereales integrales. Además, recomendó tener una especial atención al etiquetado de los productos.

“Para envejecer saludablemente es preciso alimentarse saludablemente”, concluyó.